viernes, 25 de septiembre de 2009

Muerte Accidental de un Anarquista


"La policía está al servicio del ciudadano para divertirle."

En un mundo con tanta proclividad al caos, es notable la ausencia de locos. En esta puesta en escena, el protagonista es un loco certificado. Un personaje que sufre (que goza) de histriomanía: La necesidad patológica de interpretar papeles.

Darío Fo ha sido siempre un crítico de lo sociedad. Cree que el humor es la mejor forma de mostrar lo absurdo de ella. En este caso, por ejemplo, tiene como objetivo atacar la brutalidad del sistema policial italiano en los años 70.

Todo ocurre en Milán. Un hombre está detenido en la comisaría por alterar el orden público y usurpación de identidad. Sin embargo, la policía es incapaz de procesarlo debido a su calidad mental. Al parecer está loco de remate y ha sido internado más de una docena de veces en instituciones de atención mental.

Cuando está a punto de irse, y sin que nadie lo vea, se entera del incidente ocurrido meses atrás y que ocasionó el suicidio de un anarquista, por lo que decide tomar cartas en el asunto. El resultado es hilarante. La confusión del resto de los personajes por la identidad y el rol del loco irá rebelando sus propios secretos.

El trabajo en conjunto es fenomenal. Bernardo Velasco luce genial y la química entre todos fluye sin ningún problema. Las actuaciones, así como todos los elementos de la obra son caricaturescos. Los gestos son exagerados pero en ningún momento llega a ser vulgar, sino sumamente divertidos.


La música en vivo es también un punto a favor. Alberto Lomnitz es uno de los directores con mayores recursos en el teatro nacional. Y juega con todos los elementos en escena para agregarle diversión y frescura.

El discurso está magistralmente planteado. En un plano tenemos una comedia ligera, jocosa, con personajes ricos e interesantes, buscando resolver un problema que no existe. En el otro, una exposición acerca de la brutalidad con la que operan los sistemas judiciales, haciendo una analogía, probablemente involuntaria, de lo que puede suceder en este país.

En ningún momento es pretenciosa y el escenario al aire libre nos regala sensación de amplitud. El resultado es ampliamente recomendable para todo público.

Autor: Darío Fo
Dirección: Alberto Lomnitz
Con: Bernardo Velasco, Emmanuel Varela, Isaac Pérez Calzada, Mahoalli Naossourou, Olivia Lagunas y Sandra Isabel Roch
Funciones: Sábados 11 horas
Lugar: Explanada del Centro Cultural Universitario. Insurgentes Sur 3000.
Precios: Entrada libre

1 comentario:

Ernesto dijo...

Entrada libre ¿así o más anarquista?